La zorra partera
Obra: Cuentos populares rusos | Autor: Afanasiev | Tipo de texto: Narrativo | Etapa: Primaria | Lecturas: 2053
Compartido por: habijer el 2012-02-11
Leer en pantalla | PDF | Favorito

Vivían una vez juntos el compadre lobo y la comadre zorra. Y tenían un barrilillo de miel. Ya se sabe que la zorra es muy golosa. Conque se habían recogido ya una noche en su casita, cuando la zorra empezó a golpear el suelo a hurtadillas con el rabo.

--Comadre, comadre: están llamando.

--Vendrán a buscarme para algún parto - rezongó la zorra.

--Pues debes ir.

La comadre salió de la casita, fue derechita adonde tenían la miel, tomó toda la que quiso y volvió.

--¿Qué tal? ¿Qué te ha mandado Dios?

--Una criatura muy llenita - contestó la zorra.

Otra vez que también estaba ya acostada, la comadre se pu-so a golpear con el rabo.

--¡Comadre! Alguien está llamando.

--Algún otro parto será.

--Pues debes ir.

Salió la zorra, de nuevo se hartó de miel hasta dejar sólo un poco en el fondo del barrilillo y volvió donde estaba el lobo.

--¿Qué tal? ¿Qué te ha mandado Dios?

--Una criatura medianeja.

Por tercera vez engañó la zorra al lobo y terminó con la miel.

--¿Qué tal? ¿Qué te ha mandado Dios?

--Esta vez, una criatura de nada.

Pasó el tiempo hasta que un día, fingiéndose enferma, la zorra le pidió a su compadre que le trajese un poco de miel. Fue el lobo a buscarla, pero no encontró ni gota.

--¡Comadre! ? gritó -. Alguien se ha comido la miel.

--¿Que se la han comido? ¿Quién? Has tenido que ser tú -arremetió la zorra contra el lobo, que juraba y perjuraba procla-mando su inocencia.

--Está bien - decidió la zorra -. Vamos a tumbarnos al sol, y al primero que le rezume la miel ése es el culpable.

Así lo hicieron. La zorra, preocupada, permaneció en vela mientras que el lobo dormía a pierna suelta. En esto empezó a rezumarle la miel a la comadre. Pero la zorra embadurnó ense-guida con ella al lobo y le despertó gritando:

--¡Mira, mira compadre! ¿Ves como te la habías comido tú?

Y el lobo no tuvo más remedio que disculparse. Aquí se termina el cuento, conque dame de manteca un cuenco.



¿Recomendarías su lectura en el aula? Por favor, valora del 1 al 10 este texto.

Valoración: 5.7/10 (14 votos)


Consultas y sugerencias en sergioabad@gmail.com o en Twitter: @sabad
Conoce también mis otros recursos didácticos: El generador de fichas para imprimir, Dicta2.0 y Goodrae

Licencia Creative Commons