El huevo misterioso
Autor: (Anónimo) | Tipo de texto: Narrativo | Etapa: Primaria | Lecturas: 1725
Compartido por: @sabad el 2014-02-03
Añadir actividades para el aula | Añadir audio-lectura
Leer a pantalla completa | PDF | Favorito

La tortuga Graciela estaba desconcertada,no podía creer lo que pasaba y avisó a los animales de una charca cercana.

-Mirad,chicos -explicó la tortuga-.Hace ya cinco días que nacieron mis tortuguitas, pero aquí queda todavía un

huevo.

-¡Qué grande es! -exclamó la rana Silvina.-. A mí no me parece un huevo de tortuga.

-Ya, pero estaba aquí enterrado con mis otros huevos, así que ¿qué va a ser si no? -dijo Graciela.

-¡Quizá sea un huevo de cocodrilo!-dijo una avispa.

-Esperad, que viene Octavia... -anunció una libélula-. Seguro que ella sabe de qué es el extraño huevo.

Octavia era la tortuga más anciana del lugar y todos los animales admiraban su sabiduría. Tras inspeccionar

atentamente el huevo dio también su opinión.

Lo siento, Graciela, pero un huevo de tortuga seguro que no es. Y mucho menos, un huevo de cocodrilo... -dijo

mirando a la avispa-.¡A ver cuándo se ha visto un cocodrilo por aquí!

-Entonces, ¿de qué será? -preguntó Graciela-. ¿De pato? ¿De lagarto?...

-Pues, si queréis mi opinión -dijo Octavia-, esto va a ser humano.

-¿Humano? -exclamó la rana Silvina-.¡Si los humanos no ponen huevos!

-¡Pues claro que no! -dijo Octavia-. Yo he dicho que es humano, no que sea un huevo. Debe de ser alguna de las cosas

que ellos hacen. ¿Pero no os dais cuenta de que esto es demasiado redondo para ser un huevo? Además, ni siquiera es liso...

Los animales le dieron la razón a Octavia y decidieron investigar qué era aquella cosa. Un ruiseñor se encargó de

volar por los campos cercanos para espiar a los humanos. Y así se descubrió el misterio. Les explicó a los demás

que lo que hacían era golpear eso con una especie de palo e intentar que se colara en unos agujeros.

A la mayoría aquello les pareció algo bastante tonto. Sin embargo, Graciela, Silvina y Octavia sintieron curiosidad

y decidieron probar. Hicieron unos agujeros en la tierra y buscaron un palito cada una. Y, desde aquel día, pasaron muy buenos momentos jugando al golf.



¿Recomendarías su lectura en el aula? Por favor, valora del 1 al 10 este texto.

Valoración: 5.4/10 (10 votos)


Actividades para el aula añadidas por los usuarios

Solo lo usuarios registrados en el Banco de Textos pueden añadir actividades para el aula.
Iniciar sesión | Registro
Consultas y sugerencias en sergioabad@gmail.com o en Twitter: @sabad
Conoce también mis otros recursos didácticos: El generador de fichas para imprimir, Dicta2.0 y Goodrae

Licencia Creative Commons